Los peces, cocodrilos, nutrias y serpientes del Acuario fluvial de Zaragoza han sido testigos de nuestra consolidación como Club de Balonmano de Zaragoza.

La celebración del día de convivencia del Club se transformó en la confirmación de que efectivamente somos un Club. Somos un importante colectivo de jugadoras y jugadores, entrenadores y padres, unidos por una idea, que no es otra que la de la práctica y promoción del Balonmano, que no es poco.

Creo que la celebración de nuestro décimo cumpleaños ha servido para reafirmarnos en la idea de que juntos podemos hacer grandes cosas por este deporte que nos gusta tanto.

Creo que nos tenemos que felicitar por lo bien que salieron las cosas, a pesar de algunas idas y vueltas, producto “del directo” que se solucionaron estupendamente, por la buena sintonía que se respiró en todo el acto, por el espléndido comportamiento de todos los participantes y por el magnífico resultado obtenido que no es otra que la de crear un espíritu común.

Os queremos felicitar a todos por lo que se mostró en el acto y a su vez transmitiros las felicitaciones de nuestro anfitrión que se quedó encantado con la actividad que se desarrolló en el Acuario.

Este comportamiento ejemplar y colaborativo no quedará sin premio y os prometemos trabajar en firme para que en primavera nos volvamos a juntar en una nueva actividad, en otro sitio en la que nos inventaremos más cosas para disfrutar todos juntos, ya podéis ir dándole vueltas al coco para que lo que hagamos sea fruto de todos nosotros, de nuestro Club.

Para que vayáis viendo os vamos a dejar con un álbum de algunas de las imágenes más divertidas que se vieron ese día.

MUCHAS GRACIAS Y FELICIDADES A TODOS