SCHÄR COLORES ZARAGOZA

El Schär Colores Zaragoza cierra la primera vuelta fuera de los puestos de descenso.

El banquillo del Schär sigue atentamente una jugada. C.Palacios

El Schär Colores Zaragoza y el  Omega Peripherals Basauri,   firmaron tablas en el partido disputado el pasado sábado en el  Siglo XXI de Zaragoza (26-26). El resultado quizás insuficiente para ambos conjuntos dada su  actual situación en la tabla clasificatoria  , ha sido finalmente positivo para el conjunto zaragozano, que gracias al punto conseguido y los malos resultados obtenidos en  esta última jornada por sus más inmediatos  perseguidores  -Balonmano Loyola y Gaurve Asesores Elgoibar-,   continua al cierre de esta primera vuelta alejado de los puestos de descenso del grupo B de la  División de Honor Plata en la que milita, ocupando provisionalmente  la décimo primera posición. Un punto y puesto más que al mismo cierre de la pasada temporada.

Los primeros minutos del partido fueron claramente favorables para el conjunto visitante dirigido por Julia Rey, que con una defensa de 6:0 muy férrea, logró  desbaratar cualquier  intento de penetración en busca de la línea de los seis metros de las zaragozanas. En ataque, como era previsible, los primeros azotes vascos llegaron con  los  lanzamientos de sus jugadoras más ofensivas, Nerea Collado en el extremo derecho y las hermanas Nerea e Itxaso Elicegui en sus laterales,  lograron con un tanto cada una  poner tierra de por medio con el conjunto aragonés  en el primer parcial del partido, situando en el electrónico del  “21” un 0-3 a su favor. 

Alba Rubio abrió la lata de los goles para las locales de manera valiente por uno de los pocos huecos que concedió el eje central  la defensa del Basauri,  mientras que en defensa, el equipo maño, parecía leer con el paso de los minutos mucho mejor  la propuesta ofensiva de su  rival. Eso hizo que el partido se fuera equilibrando ligeramente hasta llegar al ecuador de esta primera parte,   aunque el peso del partido lo continuaba  llevando el Basauri  gracias entre otras,  a su buena  defensa  y la  envergadura y peligro que generaban constantemente  las hermanas Elicegui. 

 El tiempo muerto solicitado por García Fernández-Velilla en el dieciséis, sirvió como reacción. Una defensa 5:1 más intensa en sus labores de contención y más velocidad y continuidad al juego en sus opciones de ataque, dieron un giro completo al  partido llegado el minuto veintidós, donde Linda Achaa, Alba Rubio y sobre todo una Nazaret Calzado que justificó una vez más en este encuentro por qué ha jugado en la máxima categoría del balonmano femenino nacional, situaron el 9-8 al que  Julia Rey, técnica visitante,  quiso poner freno.

La reanudación no fue favorable para el Schär, viendo como la exclusión de Linda Achaa primero y Claudia Alberca después,  dejaban al equipo maño con cuatro jugadoras de campo a la que se sumaba la juvenil Elena Pérez de Mezquia en portería. Manos a la cabeza, cruce de dedos del banquillo local y como  de la nada y por sorpresa  apareció otra de las canteranas del Balonmano Colores, Marina Barres, que  desde el extremo izquierdo mientras el equipo estaba en inferioridad numérica subió un nuevo tanto al marcador local para decir puño en alto y mirando al banquillo un “aquí estoy yo”. Raza y garra. 10-8 minuto 23. 

La barricada aragonesa aguantó como pudo los embates de un Basauri aguerrido, dando muestras las aragonesas  de que los minutos acumulados  en la categoría se han van transformando  en experiencia para saber sobrellevar muchas situaciones, como en este caso las adversas. 

El Basauri ante su insistencia, logró nuevamente situar el empate llegado el veinticinco con dos tantos firmados por jugadoras que también fueron muy destacadas en la escuadra visitante,   como fueron Nekane García y Sthephani Regueiro, pero Alba Rubio, lejos de bajar los brazos y ejerciendo de líder,   no dio su visto a este empate provisional marcando dos nuevos tantos llegado el minuto veintiséis, 12-10.

Llegó la tercera exclusión para el Schär Colores Zaragoza, esta vez sobre Sheila Ariza, pero aun así,  el conjunto zaragozano estando  en inferioridad numérica continuaba sintiéndose cómodo, logrando subir dos nuevos tantos  a su marcador para coger su máxima renta de esta primera mitad, 14-10.

El  Basauri lejos de rendirse y sabedor de lo mucho en juego reaccionó, consiguiendo  los últimos dos minutos marcar  el mismo el número de goles para  llegar  al descanso a tan solo dos por debajo. Al descanso 14-12

 

El primer parcial de la segunda mitad,  estuvo marcado por el intercambio constante de goles en una y otro portería entre dos equipos a los que les quedaban menos de treinta minutos por delante para intentar ganar un  encuentro donde no había nada claro. La defensa de Basauri se endureció algo más,  excediéndose quizás también y de manera puntual en el inicio de alguna de sus acciones ofensivas donde  alguna de sus jugadoras de manera voluntaria o involuntaria estrelló su codo  en la cara de Alba Rubio cuando esta estaba prácticamente en la zona central de la pista, algo que  los árbitros designados para este encuentro no vieron y que ni mucho menos sancionaron.  La misma Alba Rubio fue la encargada durante  toda esta segunda mitad de hacer una de mixta sobre la sesenta y ocho del Basauri,  Nerea Elicegui, dándole oxígeno en las mismas labores la playmaker del equipo zaragozano, Natalia Lázaro.  Pasado el minuto diez, el Basauri empató el partido a veinte, y cinco minutos más tarde, se puso por delante en el marcador (20-22). Linda Achaa por partida doble y Silvia Barrera momentos después, lograron nuevamente empatar el partido, aunque el conjunto vasco volvería a ponerse por delante gracias a un nuevo gol de Nekane García. (23-24). 

Tiempo muerto solicitado por las de casa, para proponer nuevas tácticas que cambiaron en el reinicio del partido el dibujo de ataque del Schär. Sandra Porcar en el extremo derecho posicionó a Nazaret Calzado en este último tramo en el lateral. Todo indicaba que la propuesta era imprimir velocidad y tirar de galones para encarar una defensa de más centímetros. Pues dicho y hecho. Nazaret desde la discontinua de los nueve metros decidió lanzar un potente disparo que quitó las telarañas de la escuadra derecha defendida por Lorena Simón, para poco después Sandra Porcar recibir un balón en largo tras una buena intervención de Elena Pérez de Mezquia en portería que decidió no perdonar.

25-24  llegando al veintiocho y esta vez tiempo muerto solicitado por el Basauri. 

En menos de 15 segundos se intercambiaron dos nuevos golpes, el primero para las visitantes con nuevamente Nekane García como protagonista, y el segundo para las de casa por Marina Barres, la misma que a falta de un minuto seria excluida. Nerea Collado en el último minuto de juego  instauró el empate a veintiséis, salvando los muebles del conjunto zaragozano “in extremis” Elena Pérez de Mezquia a lanzamiento de Haizea Iglesias. A falta de treinta segundos para la conclusión nuevo tiempo muerto de García Fernández-Velilla para dar  tranquilidad a las suyas. Para llegar al final de un  partido que terminó en empate. 

Resultado final: 26-26



Barrera(4), Rubio(24) N. Lázaro(11) y Elena(90) un un lance. C. Palacios