SCHÄR COLORES ZARAGOZA

Las precipitaciones y los palos le costaron una nueva derrota al Schär Colores Zaragoza.

El Schär Colores Zaragoza lucio la elástica blanquilla ante el Ermuko. -Imagen archivo-

Pese a la nueva derrota cosechada en el Polideportivo municipal Miguel Ángel Blanco de Ermua, el Schar Colores Zaragoza  mostró una buena imagen frente a un Lauko Ermuko Errotabarri que vio como el conjunto zaragozano, sobre todo en la primera mitad del primer periodo, trabó el poder ofensivo del conjunto vasco con una buena defensa que  para este partido fue  de 6-0, variando así su habitual 5-1 . Ana Azagra y la “capi” Andrea Carruesco, sumaron centímetros al eje central de la zaga aragonesa mientras que África Peinado  bajo palos, fue la gran protagonista en estos primeros quince minutos de juego desbaratando numerosas ocasiones que mantuvieron a raya al conjunto local.

La intensidad en el juego propuesta por parte de ambos conjuntos se hizo palpable en su  puesta en escena. Las ganas de ponerse por delante en el marcador de uno y otro equipo  provocaron  numerosos errores en los  lanzamientos en los que tuvo menos fortuna el  Schär, viendo como la juvenil Marina Barres y Alba Rubio estrellaban sus primeros lanzamientos en las “cepas de los palos” defendidos por  Sara Garrido. 

Hubo que esperar hasta pasado el minuto tres para que Natalia Lázaro diera inicio al electrónico con un fuerte lanzamiento desde la zona central  que logró sorprender a la defensa y portería local. La intensidad y agresividad de las zaragozanas en defensa  provocaron el primer lanzamiento desde la  línea fatídica de los siete metros de los cuatro que decidieron  sancionar los colegiados designados para este encuentro en esta primera mitad a favor de las locales, no desaprovechando la ocasión el Ermuko para situar el empate  1-1.

 Linda Achaa primero y una Nazaret Calzado que en este partido dio muestras de su clase con la definición de sus tres goles conseguidos después, crearon un pequeño colchón para las zaragozanas de 1-3 transcurridos los primeros diez minutos de juego. El Ermuko respondió  logrando igualar el encuentro pocos minutos después  aprovechando la exclusión sufrida en las filas del Schär Colores Zaragoza de su extremo Natalia Herce, volviendo a empatar a tres  gracias a una buena acción de la jugadora local Cristina Vivar. Los siguientes minutos hasta llegar a la segunda  exclusión sufrida en las filas zaragozanas -esta vez sobre Andrea Carruesco–  fueron muy igualados, como así reflejó el marcador hasta  llegar a ese momento,  8-7 minuto 19.  Esa misma acción fue desaprovechada por el Ermuko, que estrelló el balón en la cruceta derecha de la portería aragonesa. A la inferioridad numérica del conjunto dirigido por García Fernández-Velilla se  sumaron una serie de imprecisiones en sus pases y juego  que fueron aprovechados perfectamente por las locales para coger distancia hasta el 10-7, lo que llevó a solicitar al técnico zaragozano el primer tiempo muerto del partido para intentar corregir a su equipo, minuto 22. 

De ahí hasta la finalización de esta primera mitad,  el Schär Colores Zaragoza solo pudo ir a remolque en el resultado con un planteamiento ofensivo que estuvo algo más atascado, viendo incluso como el Ermuko cogía más distancia en el luminoso hasta  llegar al descanso gracias a dos nuevos lanzamientos desde los siete metros que decidió no perdonar. 

Al descanso 13-9

 

La segunda mitad se inició con varias ocasiones desaprovechadas por el Schar Colores Zaragoza que le hubieran servido para recortar distancias, pero el  Ermuko transcurridos los dos primeros minutos de juego aumentó aún más su ventaja para situar la renta máxima del partido con un gol de Jone Erauskin 14-9. El Schär lo seguía intentando sin fortuna dentro de un juego  irregular en esta fase del encuentro por parte de ambos equipos. Linda Achaa desde los 7 metros y por partida doble hicieron que el equipo zaragozano  recortara  distancias para situarse a tres (14-11), mientras el Ermuko perdía a una de las suyas por exclusión. El Schar no supo aprovechar esa superioridad numérica para recortar distancias recibiendo el castigo de un nuevo tanto en cuanto el conjunto vasco dispuso nuevamente de todas sus jugadoras en la pista 15-11. La defensa vasca comenzaba a imponerse a las intenciones zaragozanas, decidiendo en esos momentos García Fernández-Velilla dar un respiro a Ana Azagra para dar salida y hasta el término del partido a la pivote Biti Ndiaye. El Schär con una buena defensa y un ataque más directo comenzó a recortar distancias, apareciendo una Alba Rubio de “raza” que dejó la desventaja a uno pasado el ecuador de esta segunda mitad 16-15. El juego atascado en los siguientes minutos donde el marcador no logró moverse para uno ni otro equipo hicieron solicitar al técnico local Ander Blanco un tiempo muerto para intentar cambiar su rumbo.  La respuesta no se hizo esperar por parte del Schär que reivindicó sus intenciones de querer ganar el partido con un gol de la extremo Natalia Herce, en esos momentos  doble pivote, volviendo a instaurar nuevamente el empate (16-16) en el  minuto veintiuno. El Ermuko respondió por partida doble (18-16) , algo que puso muy nervioso a un Schär Colores Zaragoza que se creó después de un partido muy trabajado sus propios fantasmas errando en varias acciones precipitadas producto de la ansiedad de querer ganar el encuentro a las que se sumaron otras donde la poca fortuna en algunos de sus lanzamientos volvieron a estrellarse en los palos locales , como le ocurrió a Sandra Lázaro y Biti Ndiaye y un poco más tarde a Natalia Lázaro que chocó su balón en el larguero. Las ganas y necesidad de sumar puntos en este partido para cambiar el rumbo de un conjunto zaragozano al que hasta el momento no le han acompañado los resultados pero que cada vez da muestras de ser un mejor equipo,  y la falta de tiempo para poder darle la vuelta a un resultado en este tramo final adverso,  hicieron que los últimos minutos fueran de idas y venidas, en el que se alternaron las  ocasiones y los goles por partes de los dos conjuntos, llegando al final del encuentro 23-20.